PRODUCCION DE AMONIACO EN LOS ESTANQUES

El suministro del alimento a la tilapía en los estanques de tierra en las granjas piscícolas como cualquier producto consumible para un organismo vivo sufre una serie de cambios físico químicos durante su digestión y para aquellos que no son consumidos en el fondo del mismo estanque.

Cuando el pez defeca que en su proceso digestivo no aprovecha el alimento en el 100% y al arrojarlos al fondo junto a los otros granos en descomposición empieza su proceso de formación de sustancias que para algunos organismos bacterianos son propicios para su sobre vivencia pero para el operario es fuente de problemas en su salud.

Todos los desechos (excepto los gases), contribuyen a la formación de residuos sólidos. Dichos sólidos están compuestos por material orgánico e inorgánico. Su remoción es sumamente importante, pues pueden bloquear las cañerías del sistema, las bombas y el equipo de filtrado. Por otra parte, estos desechos son los que se decomponen y consumen el oxígeno del agua, produciendo amoníaco y ejerciendo además, una actividad oxidativa sobre los filtros biológicos. Se estima que un 70% del amoníaco de los desechos de los peces está asociado con los sólidos orgánicos. Los desechos de los peces son diferentes en sus características a los desechos domésticos y a los industriales, y también difieren según la especie de pez que se esté cultivando (no es lo mismo desechos provenientes de los bagres que los de la tilapia, por ejemplo). Según su fisiología, la producción de heces en las distintas especies es diferente y contienen material digerido y no digerido, acompañado de una cantidad de mucus de diferente constitución que variará también, según la especie. La materia fecal es más densa que el agua y se deposita en los fondos, pero las pequeñas partículas a menudo flotan. Muchos de los tratamientos utilizados en estos sistemas son similares a los comúnmente empleados para el tratamiento de los desechos domésticos.

Los principales causantes de la descomposición por fenómenos vitales son los microorganismos (como las bacterias del medio ambiente y los parásitos de los propios alimentos) y las enzimas presentes en los alimentos. Los enzimas son compuestos de tipo biológico gracias a las cuales se catalizan reacciones químicas específicas. Los microorganismos y las enzimas producen la descomposición interviniendo en procesos físicos y químicos de transformación de las sustancias que componen los alimentos. Pero los alimentos se alteran también por procesos no vitales. Entre las causas de esto pueden citarse: los excesos de temperatura, la humedad, la luz, el oxígeno o simplemente el tiempo. Todos estos factores provocan diversos cambios físicos y químicos, que se manifiestan por alteraciones del color, olor, sabor, consistencia o textura de los alimentos.

EL AMONIACO

es un compuesto químico cuya molécula consiste en un átomo de nitrógeno (N) y tres átomos de hidrógeno (H) de acuerdo a la fórmula NH3.

El amoníaco, a temperatura ambiente, es un gas incoloro de olor muy penetrante y nauseabundo. Se produce naturalmente por descomposición de la materia orgánica y también se fabrica industrialmente. Se disuelve fácilmente en el agua y se evapora rápidamente. Generalmente se vende en forma líquida.

Efectos nocivos en el organismo

Inhalación


Severas * A concentración superior a 100 ppm :irritación de garganta


Edema pulmonar
Inflamación pulmonar, daño vías respiratorias, y ojos.
En concentraciones elevadas puede causar la muerte pulmonar


A concentraciones elevadas se produce irritación de garganta, a medida que aumenta la concentración puede llegar a producir edema pulmonar, o producir la muerte cuando supera las 5000 ppm


Contacto con la piel


El amoníaco gaseoso puede producir irritación de la piel, sobre todo si la piel se encuentra húmeda


Se puede llegar a producir quemaduras y ampollas en la piel al cabo de unos pocos segundos de exposición con concentraciones atmosféricas superiores a 300 ppm

Ingestión


Este compuesto es gaseoso en condiciones atmosféricas normales siendo poco probable su ingestión. Sin embargo; de ocurrir ésta, puede causar destrucción de la mucosa gástrica, provocando severas patologías digestivas; pudiendo causar inclusive la muerte.